“La mente intuitiva es un regalo sagrado y la mente racional es un fiel sirviente. Hemos creado una
sociedad que honra al sirviente y se olvida del regalo”.

Albert Einstein.

De los acontecimientos que estamos viviendo y ante la excepcionalidad de lo que el COVID19 ha
generado, queremos compartir lo que desde la plataforma ética consideramos:

Independientemente del origen de la pandemia, de si ha sido producto de la manipulación humana
(parece ser que los análisis de ADN así lo confirman) o un virus más de la propia naturaleza, lo que a
todas luces nos descubre es que el sistema estaba degenerando. Una sociedad capitalista que tras la
caída del comunismo se convirtió en liberalismo capitalista, donde el dinero se ha convertido en el
patrón de referencia, en garante de la realización de proyectos, en indispensable aliado de cualquier
iniciativa y, lo que es más preocupante, en un marcador social que está por encima de las leyes,
principios y moral.

Una sociedad que ha debilitado la sanidad pública en pos de una sanidad privada (ávida de ganancias
económicas, especulaciones y objetivos financieros); una política social que ignora la realidad de los más
débiles, una política de infraestructuras que no contempla la necesidad social sino el beneficio de
oligopolios financieros o políticos. Un Estado que prioriza la recaudación a la generación de valor, que
penaliza con impuestos, tasas y multas en lugar de invertir en educación, concienciación o
asesoramiento y acompañamiento a los emprendedores y empresarios. Un Estado burocratizado,
apalancado y diezmado por excesivos organismos, estamentos y gobiernos de paja. En tres palabras: un
Estado inmoral.

Panorama social:

Estado: Incapaz, condicionado por mantenerse en el poder, sin criterio propio y basado en políticas
recaudatorias y manipuladoras.

Sociedad: acomodada, victimista, con falta de madurez para asumir responsabilidades, demandante de
soluciones, egoísta y con poca resistencia a la frustración. Acostumbrada a Vino y Circo.

Gente mayor: Ignoramos su realidad, los apartamos de la sociedad. Una sociedad que solo reconoce la
productividad. ¿Dónde está la caridad, el amor, la compasión, el agradecimiento? Y sobre todo ¿Dónde
está el respeto a nuestros mayores?

Desde la plataforma deberíamos, respetar, cuidar y empoderar a una generación que nos ha permitido
ser y estar. Valorar la experiencia, la visión y el consejo de la experiencia, del dolor vivido, de las
dificultades superadas, de los sacrificios (no sé si sabremos el significado de esta palabra) realizados, de
las privaciones vividas….

El grado de respeto y cuidado a nuestros mayores será proporcional al nivel de consciencia de nuestra
sociedad.

Pandemia: respuesta inmunitaria del ecosistema que nos recuerda la íntima conexión que existe entre
nosotros y el planeta. Lo lábiles que somos y el espejismo bajo el que fundamentamos nuestras
ideologías y valores.

A destacar: la respuesta de una sociedad que ante el dolor y la adversidad muestra su mejor versión, su
capacidad creativa, su solidaridad y una imaginación admirable.

La respuesta de colectivos como el del mundo sanitario (médicos, enfermería y
sanitarios/parasanitarios), el del transporte, las fuerzas de seguridad, el de servicios esenciales y el de
voluntarios que no dudan en compartir su mejor versión en aras del servicio.

Nuestra Misión como BCNetsTU:

Si realmente queremos ser los garantes de un cambio, la alternativa honesta y de confianza, los gestores
de una sociedad más justa, igualitaria, segura, ecológica, próspera y ejemplar, no podemos caer en el
fácil recurso de la descalificación, de la queja, de la indignación, de la lucha por nuestros intereses, del
protagonismo desmesurado que expande a todas luces lo que hace y dónde lo hace. Si queremos ser
cambio, hemos de actuar como tal. Si queremos ser Líderes, deberemos de ser ejemplares,
consecuentes, honestos…deberemos de abrir la mente a nuevas tendencias, a ideologías que aporten
valor, a cambios que realmente permitan modificar el estatus quo establecido. Deberemos ser flexibles
para poder compartir desde la pluralidad. Deberemos de ser humildes, para no necesitar
reconocimientos, alabanzas, ni protagonismos.

Deberemos trabajar con el objetivo puesto en el bien común, contemplando todas las variables,
construyendo una sociedad lógica/ecológica.

No puede ser que se contemple como lógico y normal que la vivienda se cobre el 50% de los ingresos
familiares. No es de recibo que la maternidad penalice la progresión laboral de la mujer ni que se
frivolice con los derechos del padre a la baja por paternidad. El parto es patrimonio de la mujer, ergo la
relación con el bebé es y será siempre de la mujer…y solo ella puede decidir compartir dicho tiempo con
el padre de sus hijos. Si está demostrado neurológicamente que el bebé necesita una atención completa
por parte de la madre durante los primeros dos años de su vida, ¿cómo puede ser que la baja por
maternidad sea de cuatro meses? Hay muchas fórmulas para poder congeniar la vida laboral con la
familiar y en especial con la maternidad. Ser madre no es una obligación, pero ser buena madre debería
de ser un deber moral y social. Pues esos hijos y su educación serán los arquitectos de la nueva
sociedad.

Hemos alimentado a la bestia del TENER a expensas del Ser…y si queremos una sociedad basada en los
valores, deberemos de priorizar en el SER para que luego podamos conectar con la abundancia (que no
significa tener y acumular, sino disponer de lo necesario para poder realizar el propósito de nuestra
vida)

El FEMINISMO, una filosofía de vida que deberíamos de asumir tod@s no puede desvirtuarse por el
hembrismo (termino que genera controversias, pero que no por ello no exista), puesto que feminismo
no es lo contrario de machismo, sino un sentir superior, un nivel de consciencia más justo, equitativo y
ecológico.

En BCNetsTu, necesitamos personas que desde su feminidad y el amor a su condición inspiren una
sociedad más empática, más compasiva y sensible. Hemos de trascender el machismo que
independientemente del género perpetúa una sociedad injusta, desigual y desequilibrada. No estamos
aquí para condenar, sino para inspirar una nueva sociedad basada en el respeto, en la ausencia del
juicio, -que no del discernimiento y fundamentada en los derechos y la igualdad de oportunidad. Hay
mucho trabajo por hacer, muchas oportunidades para crecer y muchos retos a superar. Cada idea, cada
pensamiento, cada acción será una bendición. Aprendamos a pensar con el corazón: solo necesitamos
conectar con la compasión y con la fortaleza de nuestro interior. Ser Tu para que Barcelona, el mundo
pueda ser.

Proponemos a todos los integrantes de BCNetsTU:

  • Si hay conflicto de intereses: o se solucionan o se abandona el proyecto.
  • Si buscamos rentabilizar nuestra participación: no tiene sentido que participemos.
  • Si te ofusca la acción del gobierno y criticas constantemente lo que no te gusta: estás
    desfasad@. Pregúntate: ¿aportas valor a la nueva iniciativa?
  • Si lo que compartes genera malestar, desánimo, desconfianza o sentimientos de cualquier
    índole negativa: deja de compartir este tipo de informaciones. No aportan soluciones ni valor.
  • Si te preocupa más cobrar los alquileres de tus inmuebles que la situación crítica de la gente
    que vive en ellos, no vibras con el cambio.
  • Si en estos momentos estás buscando oportunidades de negocio en lugar de ver cómo aportar
    valor y/o soluciones: tu consciencia no es la nueva consciencia.
  • Si realmente quieres ayudar a que la sociedad y el mundo sean mejores: invierte en tu
    crecimiento personal. Céntrate en ti.

Vemos el mundo que refleja lo que vibra en nuestro interior.

Que cada uno desde sus atribuciones y responsabilidades aporte ideas, soluciones, proyectos,
recomendaciones…lo que sea, pero desde la positividad, desde la benevolencia y desde el corazón.

La verdadera fortaleza no es la dureza de corazón o la ausencia de emoción, la verdadera fortaleza es
la correcta gestión de las emociones y la bondad de corazón.

O somos una alternativa real o no seremos nada.

Comisión Ética

X