Una nueva política de vivienda en Barcelona (II)

Uno de los argumentos clave para una nuevapolítica de la vivienda en Barcelona pasa por redimensionar la política municipal extendida al área metropolitana. Una estrategia que comportará habilitar un único proceder conjunto más allá del ámbito municipal de la ciudad. Un requisito que además vendría acompañado con la implantación de convenios público-privados, que pudieran servir como base para la promoción de viviendas de alquiler en suelo de titularidad pública. Un programa extendido del mismo modo al área metropolitana. Hoy en día, el Ayuntamiento dispone de suelo que materialmente está desaprovechado, esta laxitud nos debería inquietar y preocupar, dada la carencia de viviendas que tiene Barcelona.

Otro factor importante, y determinante también, es la necesaria agilización que habría que dar para una mayor eficiencia a los trámites municipales para la obtención de licencias y de todo el papeleo administrativo. Pensemos que cualquier construcción de un edificio de promoción pública, entre que sale el concurso de arquitectura, el proyecto arquitectónico, la licitación de los contratistas, el certificado final de obras, la gestión de las acometidas del edificio, el certificado de 1ª ocupación, adjudicación de la vivienda, y un largo etcétera, pueden pasar varios años. Es un trámite lento y engorroso que en ocasiones acaba con la paciencia de los sufridos adjudicatarios que están a la espera de poder ocupar su vivienda.

Lógicamente habría que pensar en poner el aceite necesario al motor administrativo, liberando y haciendo más eficientes los trámites para la ejecución de obras y construcciones. Trámites que indiscutiblemente no son excesivamente ágiles, y que todos los agentes implicados llevamos años soportando. Por este motivo, es fundamental establecer en nuestro consistorio modelos de eficiencia administrativa que faciliten la gestión de cara al ciudadano y que comporten la dinámica imprescindible que solicita el mercado. Una iniciativa que representaría un primer paso muy necesario para un correcto y eficiente impulso de la construcción y que, sin lugar a dudas, revertiría en beneficio de nuestra ciudad. Posiblemente la ventanilla única tan típica y tópicamente parafraseada, sería el instrumento necesario que dotaría de la celeridad imprescindible que requiere la sociedad. Hay que pensar que la administración administra nuestros recursos y no debería ser un engorro, todo lo contrario, ya que tiene que estar a nuestro servicio. Un concepto que, desgraciadamente en los tiempos que vivimos, se aparta de la realidad.

Otra consideración a tener en cuenta sería analizar todas las modificaciones necesarias en el planeamiento de la ciudad que dieran cabida a poder redefinir una nueva tipología de la vivienda. La sociedad, qué duda cabe, ha cambiado. En ocasiones la tipología actual de la vivienda no se ajusta a los nuevos perfiles sociales. Las viviendas que hasta no hace muchos años se construían, por ejemplo, con cuatro dormitorios y que albergaban familias de varios hijos, han pasado a ser casi anecdóticas. Hoy en día un tanto por ciento muy elevado de la población es monoparental. Así como la existencia de familias reagrupadas, o las familias con uno o dos hijos, es casi la norma familiar actual. En definitiva, se hace necesario repensar una adaptación en la tipología de la vivienda, más acorde con la realidad social actual, y esto tendría que venir acompañado en hacer posible la reforma de las viviendas existentes a las nuevas y actuales demandas sociales. Y claro está, siempre con el impulso del Ayuntamiento. En este aspecto, un organismo a la manera de Barcelona habitatge Lab, comportaría un primer paso para definir a través del análisis, del estudio y de las posteriores propuestas, las diferentes formas tipológicas aplicables a la vivienda. Un laboratorio de ideas, formado por todos los actores intervinientes, municipios e instituciones comprometidas con la arquitectura y la ciudad, que conectaría distrito a distrito todas las posibles transformaciones en cuanto a vivienda fueran necesarias. Un organismo que, al mismo tiempo, al ciudadano le sirviera como mecanismo o consejo asesor para poder determinar la posible rehabilitación de su vivienda y de esta forma se pudiera adaptar a su programa familiar. Un análisis en profundidad que no tendría que dejar de lado la posibilidad de la transformación de las plantas bajas, en ocasiones vacías y obsoletas, en uso de vivienda.

Cualquiera de estos supuestos vendría determinado por una política municipal conjunta y pactada, basada en un programa de marca Barcelona-vivienda, para de esta forma poder estudiar nuevos conceptos tipológicos adaptados a las necesidades sociales actuales. Un programa municipal de estudio y reflexión sobre la vivienda actual, y de cómo acometer su problemática social, situando nuestra ciudad donde siempre Barcelona ha estado, a la vanguardia de las iniciativas en referencia a la arquitectura y urbanismo. Una ciudad especialmente sensible a la acomodación y el bienestar de sus ciudadanos. Barcelona tiene un valor añadido muy importante, que le da cierto carácter diferenciador y con múltiples posibilidades. Porque Barcelona es una ciudad creativa. Desde la vanguardia del urbanismo de Cerdá, hasta las últimas transformaciones de este siglo, han convertido a Barcelona en una ciudad moderna y en un modelo para otras ciudades, y así tiene que continuar.


Hacia una nueva política de vivienda en Barcelona (I)

Parece ser que el mismo observatorio del Ayuntamiento de Barcelona nos dice que una de las mayores preocupaciones de los barceloneses son la vivienda y la seguridad. Pues algo tendrá de razón la inmensa mayoría de los que viven o intentan vivir en Barcelona, que estadísticamente muestran su preocupación por la problemática de la vivienda. Las políticas municipales de este último consistorio al respecto han resultado ser un fracaso. Principalmente en lo concerniente al acceso a la vivienda. La política municipal ha sido nula o casi nula si lo valoramos por los resultados obtenidos. En estos últimos años, se han realizado muy pocas promociones de vivienda protegida, se han aprobado políticas equivocadas en referencia al 30% de obra nueva, hemos tenido promesas incumplidas en cuanto a promoción de vivienda asequible y un largo etc. de desatinos, y que lógicamente ha llevado a que la vivienda sea una de las máximas preocupaciones de los barceloneses. No es para menos.

Ciertamente, no existe una varita mágica que de la noche a la mañana solvente un problema que se viene arrastrando desde hace años, pero no por ello no habrá que pensar en estrategias que a corto y medio plazo, contribuyan a potenciar un mercado, sobre todo de obra pública, y que sirva como escenario de trabajo para una nueva política de vivienda. En primer lugar la vivienda tiene un valor social y no exclusivamente un valor patrimonial. Esto quiere decir que la administración tiene que dotarse de los mecanismos e instrumentos necesarios para tal fin. Resolviendo en primer lugar los problemas que se plantean en una ciudad como la nuestra.

Hay que entender que son variadas las causas que comportan la dificultad de acceso a la vivienda y sobre todo  de los jóvenes. Principalmente pasan por el envejecimiento de la población, por la carestía de precios, por el valor y la especulación del suelo, por la falta en muchos casos de financiación, etc., etc. Consecuentemente para empezar y si queremos  acometer la problemática, habrá que ofertar vivienda pública con bonificaciones para las rentas bajas, y lógicamente para la población joven.

Un proceder que sirva para establecer si es el caso, diversas escalas en forma escalonada de opciones de compra. Incorporando ayudas a la financiación juntamente con las entidades de crédito en las que se facilite tanto el acceso a la vivienda a los más jóvenes como a los menos favorecidos.  Así mismo se tendrán que incorporar diversas tipos de ayudas a la promoción privada para facilitar también la construcción de vivienda en régimen de alquiler. Un mecanismo que bien podría ser por mediación de convenios público-privados para la promoción de viviendas de alquiler en suelo de titularidad pública. En definitiva, solares y terrenos que el ayuntamiento cedería a tal fin.

En el año 92, cuando Barcelona asumió el reto de la celebración de las olimpiadas, una de las máximas preocupaciones de aquel entonces, fue la definición y el diseño del espacio urbano como elemento vertebrador de la ciudad. Un concepto que situó Barcelona como ciudad cosmopolita, y que abrigaba la sensibilidad moderna y necesaria de lo que se entendía como el espacio urbanístico de una ciudad actual. El resultado innegablemente fue del todo satisfactorio y posicionó Barcelona como una de las capitales europeas a todos los niveles.

En la actualidad, superada esta inquietud, la preocupación por la definición del desarrollo del espacio urbano ha pasado a segundo término. La problemática habitacional en todas sus facetas está conformando la ciudad del futuro, y Barcelona como siempre ha sido así, se tendrá que situar como una urbe modelo en Europa. No nos podemos quedar atrás.

El reto que tiene nuestra ciudad actualmente es la definición de una política de vivienda que sea factible y socialmente eficiente. Un reto urbanístico, financiero, y hasta tipológico. Para ello se tendrá que hacer necesario un acuerdo marco entre todas las fuerzas políticas municipales en materia de promoción de vivienda, tanto pública como privada. Tenemos que estar todos de acuerdo, empezando por los partidos políticos, para acabar por los ciudadanos.

La ciudad se lo merece. Así mismo, es imprescindible establecer una mesa con todos los agentes implicados. Una mesa constituida por la administración, arquitectos, constructores, promotores, agentes de la propiedad, un largo etc., en el que todos los actores involucrados en el desarrollo urbanístico de la ciudad, fijen las condiciones necesarias para no tener que seguir lamentando este estado de inactividad en el que estamos sumidos.

En resumen, es importante también, redimensionar una política conjunta y extendida a toda el área metropolitana que dibuje una nueva política municipal de vivienda para 2020-2025.  En este aspecto, habrá que pensar en la implantación de una coordinadora de municipios en materia de vivienda que permita disponer de una única estrategia conjunta en lo que hace referencia a la promoción de vivienda.

Sin duda, se hará necesario un observatorio de la vivienda metropolitana y no meramente estadístico, en el que se identifiquen las necesidades, preexistencias, y posibilidades al respecto.  Un instrumento que nos proporcionará un diagnóstico preciso y riguroso, formulado por todos los agentes y municipios comprometidos. Implicando a la iniciativa tanto pública como privada, para que haga posible un modelo conjunto por encima de cualquier frontera municipal.

Autor: Jaume de Oleza. Arquitecte.

Fuente original: metropoliabierta.com


Comunicat de premsa BCN ETS TU

Davant la declaració d´Estat d´Emergència degut a la crisi sanitària provocada pel virus COVID19,
BcnEtsTu vol enviar un missatge de serenor i responsabilitat social a la ciutadania.

Demanem a tothom que segueixi les instruccions de prevenció i confinament per tal d´evitar la
propagació del virus.

Siguem solidaris en aquesta lluita i quedem-nos a casa. Salvar vides amb un gest tan senzill no
havia estat mai tan fàcil i a l´abast de tothom. Us recordem també que el confinament no
significa vacances, si som portadors asimptomàtics del virus i viatgem a poblacions sanes,
estem contaminant i expandint el virus.

Fem cas únicament a les informacions i recomanacions que provenen de fonts oficials
identificades i no fem circular “fake news” que contribueixin a expandir el caos i la por.
Fem un ús responsable dels recursos sanitaris: telèfons d´assistència i serveis d´urgències, ja
que, a més d´atendre l´emergència sanitària provocada pel coronavirus, també han d´atendre
totes les altres patologies de sempre i situacions que requereixen d´assistència mèdica. No
col·lapsem el sistema sanitari.

Us preguem fer un consum mesurat d´aliments per no provocar desproveïment als mercats i
que tothom pugui trobar allò que necessiti.

En un moment on les Autoritats demanen que no sortim de casa, els nostres pensaments estan
amb els més de 1200 sense sostre de la nostra ciutat i tots els que estan en la mateixa situació
arreu de l´Estat Espanyol.

Agraïm de tot cor a les persones que s’estan deixant la pell per tots nosaltres: personal
sanitari, equips d´urgències, Mossos, personal de neteja dels hospitals, els treballadors dels
supermercats i logística. Valorem els professionals que sí estan patint les conseqüències del
virus sense estar afectats però que estan exposats a un gran risc.

No és el primer cop que es declara l’Estat d´Emergència al país, la darrera vegada l´any 2010,
per tant, confiança màxima en els nostres professionals i Institucions. És el moment de
col·laborar amb ells i mantenir-nos units.

Ens en sortirem!

 

 

 


Daniel Vosseler (Sin Filtros)

Hace ya prácticamente tres años se vislumbraba un cierto retroceso económico y social en cuanto a los niveles de bienestar conocidos por todos. Es evidente que venimos de una crisis económica del todo extraordinaria donde hemos visto lo peor del capitalismo salvaje, en definitiva el todo vale desprendido de cualquier nivel de ética y moral.

En cualquiera de los escenarios que podrían dibujarse, empezando por la seguridad, nadie podía imaginarse un derrumbe tan intenso como el que estamos viviendo en la actualidad. Me cansa ya hablar de los desequilibrios sociales tan heavys que estamos padeciendo en nuestra sociedad, algo que por otra parte da alas a los populismos y salvadores de la patria, que visto lo visto no han hecho otra cosa que intensificar aun más la ya siniestra realidad.

¿Y por qué hablo de una siniestra realidad?, Porque lo obvio no necesita de argumentación. Solo debemos atender a los datos y fijarnos en la renta disponible de la gente, el empleo, la seguridad, vivienda, carga fiscal, movilidad, medio ambiente y un suma sigue. Nada de lo que está pasando me gusta, al contrario, observo un declive progresivo que nadie es capaz de detener y la propia inercia del cambio me hace prever consecuencias aun más dramáticas de las vividas a día de hoy.

No podemos obviar tampoco la pérdida este 2020 del Mobile World Congress y de las preocupantes consecuencias económicas que tiene su suspensión para la ciudad, y si además de todo eso le añadimos la crisis del coronavirus y el más que evidente impacto en el turismo, parece que se estén confluyendo todas las piezas para una tormenta perfecta.

Sea como fuere deberemos hacer frente a esta realidad, y lo tenemos que hacer a sabiendas de un Ayuntamiento obsesionado por asfixiar la ya más que precaria economía de sus paisanos, con una subida sin precedentes de impuestos y tasas que ya veremos donde nos conduce, pero lo que sí sabemos es que han cerrado cuatro teatros, un montón de comercios, se anuncian despidos en el sector de la restauración y que el clima inversor en la ciudad está por los suelos. Por no hablar de otro de los motores de la ciudad que es la construcción y que está gripado por completo al haber dado luz verde a normativas legales tan surrealistas que han llevado a la ciudad a su verdadero derrumbe urbanístico. Uno de los grandes responsables de la situación actual es que hemos abandonado completamente la gestión a favor de ciertos sectarismos ideológicos.

Que el 25% de los barceloneses esté en el umbral de la pobreza, que venga alguien y lo explique porque es absolutamente vergonzoso e insostenible, siendo caldo de cultivo de situaciones con consecuencias insospechadas.

¿Hasta cuándo seguimos negando la realidad? Porque para hablar de lo guapo que soy y que tipo tengo va a ser que no. Cierto es que la gente no lleva muy bien eso del realismo pragmático, sintiéndose más cómodos con mensajes de optimismo y tranquilidad que nos acomoden en aquello que se le llama “esperanza en lo correcto”. ¿Pero el límite cuál es? Que más tendrá que pasar para darnos cuenta que estamos llevando a Barcelona al desastre, y digo desastre en lo social y en lo económico. Mucha responsabilidad de los barceloneses hay aquí pero esto es harina de otro costal y nos daría para unos cuantos artículos más. La desafección de la gente en la política es absoluta y eso es precisamente lo peor que nos puede pasar porque más allá, de lo que podamos pensar, en la política está la solución, en la buena política. Por ello, más que nunca, en una posición de desgaste y desmotivación máxima, es ahora cuando debemos recuperar el rumbo, retomar la senda de la expansión de los derechos sociales y económicos. Sin una economía fuerte y sólida, difícilmente podremos liderar cuestiones sociales de primera magnitud.

En cualquier caso, lo que no puede ocurrir bajo ningún concepto es que perdamos la fe en lo que somos y en nuestro total potencial como ciudad referente mundial. Barcelona es mucho más que todas estas dificultades juntas, hemos sido capaces de construir la mejor ciudad del mundo, pero no podemos detenernos y, mucho menos desentendernos, ahora y vivir de una herencia agotada, Barcelona debe liderar los nuevos desafíos mundiales y erigirse como lo debe ser, la capital inequívoca de la Unión Europea. Pero eso solo pasará si lo hacemos con el espíritu del 92, juntos y entre todos. No hay otro camino al éxito.

Fuente: https://www.metropoliabierta.com/opinion/sin-filtros_24709_102.html

 


De cómo el desconocimiento acaba en un estado de parálisis

Al igual que un cirujano inepto practicando una intervención en la columna vertebral de un enfermo, y que como consecuencia de una mala praxis y de su falta de conocimiento, deja al sufrido paciente en una silla de ruedas, pues del mismo modo ciertas políticas sobre vivienda en la ciudad de Barcelona han acabado con una patología aún mayor que la propia parálisis. La metáfora no resultaría solamente anecdótica, si no fuera porque este nefasto cirujano acabará, como es lógico, en los tribunales de justicia como consecuencia del error de haber realizado una intervención sin aquellos conocimientos necesarios para obtener un resultado satisfactorio. Eso sí, nada más lejos de las responsabilidades que tienen aquellos que dicen ser los que gestionan nuestra ciudad y que tendrían que asumir por su meridiano desconocimiento.

Las políticas municipales en cuestión de vivienda tienen que estar siempre consensuadas con todos los agentes y actores que intervienen, y no impuestas sin una rigurosa reflexión que las haga viables. Al decir viables quiere decir factibles, y que sirvan como modelo para dibujar la actividad económica y social que necesita nuestra ciudad. Aportando soluciones bajo la perspectiva de tener un ideario de futuro y sostenible del problema habitacional que tiene Barcelona. Porque si no, como el pobre paciente de nuestro cirujano podemos acabar, como así ha sido, en una silla de ruedas… Una verdadera lástima.

Autor: Jaume de Oleza. Arquitecte.

Fuente original 


EL REGALITO DE VALLS

 

Acaba el 2019 y creo interesante hacer un fugaz balance de cómo nos van las cosas por Barcelona. Lo primero que diré es que si te gusta cómo va todo por aquí no leas este artículo, lleva una dosis brutal de realismo pragmático no ideológico.

Llevamos ya medio año de gobierno continuista, siendo más protagonista que nadie el héroe Batlle, intentando, con todos los esfuerzos, doblegar los catastróficos datos en seguridad heredados del mandato anterior. Centrándonos en la propia dinámica de la ciudad, Barcelona bate hoy todos los records en desigualdades sociales: jamás ha habido tanta precariedad, jamás tanta gente sin recursos, sin hogar y con unos niveles de renta que son para echarse a llorar. Si a eso le añadimos "el hundimiento" de la construcción de obra nueva lo que, sin duda, ha provocado el aumento del precio de compra o alquiler (ya me opuse con toda dureza al ser una medida de populismo en vena), el cierre de comercios, pymes y autónomos, la persecución al colectivo de la restauración y sus terrazas, el más que seguro cierre del ocio nocturno en el Puerto Olímpico, la caza de coches y motos y un sin fin de despropósitos a la economía productiva, estamos ante una situación de pobreza jamás vista en las últimas décadas. Lo cierto es que no recuerdo ver a tantas familias pasándolo tan mal. De hecho, pregunto a profesores, empresarios, profesionales, jubilados y todos describen la misma realidad. Si a todo eso le añadimos la imagen de una Barcelona en llamas, con manifestaciones día sí, día también, y con un rifi rafe ideológico que ha fracturado en dos la sociedad, el resultado es que estamos en la más absoluta oscuridad social. Escuchaba a un periodista internacional hablar de conflictos sociales y hablaba de Sudan, Irán y Cataluña; “menuda comparación” pensé, “¡cómo nos tienen que ver desde fuera!”. A todo esto, la respuesta de nuestro Ayuntamiento ha sido la subida de prácticamente todos los impuestos y tasas de su competencia, algo que acabará por desmoronar la ya de por sí precaria confianza en nuestro sistema de funcionar. Esto, señor@s, ya no va de izquierdas y derechas que tanto rédito ha dado, esto va de llenar la nevera cada mes, pagar el alquiler o hipoteca y tirar nuestras familias adelante; y hasta eso habéis puesto en riesgo. Aquí los jóvenes no tienen futuro, con esta precariedad y fiscalidad hemos levantado un muro a los emprendedores. Que un chic@ de 25 años abra un negocio es todo un milagro. El último golpe ha sido lo de la T-Casual en el metro o la Tasa Hogareña. Y aquí parafrasearé a Einstein cuando afirmó aquello de “la estupidez humana”. Me pregunto por qué nadie dijo nada de esto en las elecciones, parece que nos encante que nos mientan y, como siempre, a principios de mandato, “¡hasta el fondo!”. De hecho, Barcelona ha perdido el norte, perdió la brújula y ahora navega sin rumbo a ninguna parte. Se ha impuesto, lo que denomino, “pensamiento precario”: no hacemos otra cosa que copiar modelos de otras ciudades europeas, y eso solo se hace cuando careces de autenticidad y capacidad de innovar con el tuyo. Ni quiero ser Copenhague, ni Ámsterdam ni Berlín, no tenemos nada que ver con ellos, ni en usos ni en costumbres.

Para finalizar diré que soy de los que piensa que Colau no repetirá mandato, sabe de sobras que no ganaría. Cuando un alcalde viaja más al extranjero que a sus barrios, es síntoma de su final. Y como esto de la “política temporal” no se lo cree ni el gato, no creo que tardemos mucho en verla camino al Parlament de Catalunya. Sea como fuere, la responsabilidad última de esta historia la escribirán los barceloneses. Pienso que nos ha costado mucho llegar hasta aquí para echarlo todo a perder. Solo tenemos que volver a ilusionarnos y, como siempre, juntos y entre todos decidir construir una nuevo proyecto hacia la Gran Barcelona, capital de la Unión Europea. Ese es, sin lugar a dudas, el verdadero desafío. Menudo regalito nos dejaste Valls. Os deseo una Felices Fiestas a todos y que el "Caga Tió" os cague ¡pero bien! En modo Lvem, sin duda.

 

Daniel Vosseler


Nuevas tarifas de transporte público para enero de 2020 en Barcelona

Ya está disponible el podcast del programa de ayer en Gran Vía Radio donde Daniel Vosseler abogado y presidente de la plataforma BCN Ets Tú, Mónica Xucle responsable de movilidad en BCN Ets Tú, Marilén Barceló regidora Cs en el ayuntamiento de Barcelona y Eugenia del grupo municipal Cs en el ayuntamiento hablan de las nuevas tarifas de transporte público para enero de 2020, derechos humanos y la precariedad en temas de viviendas sociales en BCN.

 


Barcelona Ets Tu en el programa "Tercer Día" de Gran Vía Radio

Hoy Daniel Vosseler, abogado y presidente de la plataforma BCN ets tú, Mónica Xucle jefa de movilidad de BCN ets tú, Marilén Barceló regidora Cs en el ayuntamiento BCN y Eugenia de grupo municipal Cs en el ayuntamiento BCN estarán en el programa de radio "Tercer Día” dirigido y producido por Milthon Robles de 20h a las 22h en Gran Vía radio y vía streaming en la TV de Sant Martí y la página de Facebook Periodismo y Derechos Humanos hablando de las nuevas tarifas de transporte público para enero de 2020, derechos humanos y la precariedad en temas de viviendas sociales en Barcelona.

 


Una plataforma apuesta por demostrar la "coexistencia pacífica" entre independentistas y constitucionalistas

Reclaman una Barcelona más "segura y sostenible que garantice el acceso a la vivienda"

El abogado Daniel Vosseler

Tras su fallido intento de presentarse a las pasadas elecciones municipales por no encontrar los avales necesarios requeridos para las agrupaciones de electores, la plataforma Barcelona Com Tu ha decido renovarse para "demostrar que es posible la coexistencia pacífica del independentismo y el constitucionalismo". Por eso se han reconvertido en Barcelona Ets Tu y mantienen su apuesta por "la libertad como valor fundamental para garantizar la convivencia y progresar en todos los ámbitos".

Liderada por el abogado Daniel Vosseler, la plataforma considera que Barcelona "ha perdido la fe en sí misma" y por eso aspiran a volver a convertirla en un "referente europeo". Por eso proponen un "modelo de ciudad segura y sostenible que garantice el acceso a la vivienda, al trabajo y a las prestaciones sociales en condiciones dignas". Barcelona Ets Tu remarca su "carácter transversal, no sujeta a sectarismos ideológicos y con vocación de gestión como modo de dar respuesta a los preocupantes desafíos que plantea la actual deriva" de Barcelona.

Artículo de El Mundo.


Entrevista a Daniel Vosseler , abogado y presidente de BCN COM TU en el programa "ROBLES"


“Primera edición del programa “ROBLES” una serie de entrevistas realizadas por el periodista y escritor Milthon Robles a distintas personalidades del ámbito social, político, cultural y artístico de Iberoamerica.”